• La seguridad de tu empresa
  • La tranquilidad en tu hogar
  • Cumpliendo con la normativa
  • Seguridad integral – soluciones a medida
  • La seguridad de tu empresa
 
 
Cumpliendo la normativa

LEY PARA LAS VIDEOCÁMARAS

LA INSTALACION DE LOS SISTEMAS DE VIDEOVIGILANCIA Y EN LA NUEVA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA
ACTUALIDAD LOPD.COM

El periódico digital Actualidad LOPD.COM publicó el siguiente artículo en relación a los aspectos a tener en cuenta a la hora de instalar los sistemas de video vigilancia.

"El pasado 21 de junio del año 2013 se hizo público el Proyecto de Ley de Seguridad Privada, que derogará a la antigua Ley del año 92.

Se trata de una actualización normativa necesaria, ya que nos encontrábamos con una regulación preconstitucional y dispersa en muchos aspectos, no adecuada a los cambios tecnológicos y a la madurez del sector de la seguridad.

Además, resultaba conveniente coordinar la regulación del sector con la regulación operada por la Ley Ómnibus (Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio), cuya finalidad es la de liberalizar determinadas actividades profesionales, afectando de forma colateral al ámbito de la seguridad privada.

El proyecto de ley hace hincapié en el interés público de este sector, su papel constitucional y la subordinación-coordinación respecto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

En lo que afecta a los prestadores de servicios de seguridad privada, que han proliferado en los últimos meses sobre todo en relación con la video vigilancia, la nueva ley pretende evitar situaciones que den lugar a intrusismo profesional. En principio, en este aspecto hay poca novedad, puesto que básicamente nos quedamos igual que antes, con las modificaciones que operó la Ley Ómnibus en la Ley de Seguridad privada del 92.

Hace ya más de dos años publicamos en el blog un artículo sobre videovigilancia que ha dado para muchas consultas y comentarios.

En vista de que la mayoría de preguntas son recurrentes y se refieren a los mismos temas de interés, hemos clasificado para este artículo los comentarios y respuestas en distintas temáticas.

Resulta un tema muy interesante y a la orden del día, por lo que entendemos que este resumen puede cubrir la mayoría de aspectos y cuestiones relevantes dentro del campo de la video vigilancia, desde un punto de vista práctico.

Estos son los principales bloques de cuestiones planteadas:
 

  • Instalación de cámaras de vigilancia en comunidades de propietarios y garajes:

    Comunidades de propietarios: Hay que tener presente que debe aprobarse en junta de propietarios tanto la instalación de cámaras de video vigilancia como el tratamiento de dichas imágenes por parte de alguien en concreto.
    La Ley de Propiedad Horizontal establece en su artículo 17 que “el establecimiento de los servicios de vigilancia… requerirá el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación”.
    Además, hay que tener un Documento de Seguridad de la Comunidad de vecinos (obligatorio), y en el mismo deben constar las personas autorizadas para el tratamiento de datos (entre otra información). Por tanto, un conserje podría visualizar dichas imágenes si está autorizado. Y, lógicamente, hay que cumplir todo lo exigido por la LOPD, reglamento e instrucción sobre video vigilancia.
    La visualización de imágenes por los propietarios a través de Internet, mediante la introducción de un usuario y contraseña puede ser legal si se contempla en el documento de seguridad y se toman las medidas necesarias para asegurar que únicamente las personas autorizadas tengan acceso a las imágenes.
    En cuanto al consentimiento del afectado, en materia de video vigilancia se cumple mediante la colocación en sitio visible del correspondiente cartel informativo.
    Sobre la captación de imágenes en la vía pública, fuera del ámbito de la comunidad, existe una interpretación muy restrictiva: sólo se debería hacer si fuera estrictamente necesario.
    Plazas de garaje: La captación de imágenes más allá de una plaza de garaje en concreto puede constituir una vulneración el artículo 6 de la LOPD (por recoger esas imágenes sin consentimiento del afectado). Es decir, no se pueden captar imágenes de vecinos o terceras personas más allá del ámbito físico de la plaza de garaje.
    Además, hay que cumplir con todos los requisitos de la LOPD, Reglamento de desarrollo e instrucción 1/2006 de la AEPD sobre video vigilancia.
     
  • Cámaras de vigilancia en bares (lavabos), discotecas, otros negocios y ayuntamientos.

    Sobre dónde poner el cartel de video vigilancia, normalmente se pondrá en la entrada, que suele ser el lugar más visible, y no cualquier cartel, sino el modelo “oficial” que ha publicado la Agencia Española de Protección de Datos, que además debe contener la información correspondiente.
    En cuanto a la instalación de cámaras en el lavabo, se saltaría a la torera el principio de proporcionalidad (para que nos entendamos, prevalece la intimidad antes que la vigilancia). No deben ponerse cámaras en los lavabos.
    Las imágenes guardadas se pueden almacenar como máximo un mes desde su captación.
    Las grabaciones podrán proponerse como prueba en un proceso judicial. Cuestión distinta es que el Juez la admita. Y cuestión aparte es el valor probatorio que pueda tener (obviamente, si la grabación es gestionada por una empresa de seguridad, tendrá mayores garantías de éxito en un proceso judicial).
    La instalación, la recogida y el tratamiento de las grabaciones deben cumplir una serie de requisitos. Cualquier profesional nos podrá informar de la adecuación a la normativa sobre protección de datos de un sistema de grabación. Si dicha instalación no es adecuada, podemos exponernos a una sanción.
    Desde que se promulgó la “Ley Omnibus”, las cámars de videovigilancia instaladas por particulares son permitidas por la Agencia Española de Protección de Datos, siempre que la instalación no incluya conexión con centrales de alarma (por lo tanto, no se requiere una empresa especializada si no hay conexión con central).
    Si la captación de imágenes es únicamente en tiempo real, entonces no hay hacer declaración de fichero ante la AEPD (porque no hay fichero), pero se tendrá que cumplir con el resto de exigencias en materia de protección de datos.
    En general, reiteramos que hay que cumplir con la LOPD, reglamento de desarrollo e instrucción sobre video vigilancia.
     
  •  Video vigilancia en viviendas, recintos particulares o propiedad privada en general.

    La captación de imágenes no puede exceder del ámbito físico de la propiedad privada (por ejemplo, no grabar la calle o el rellano del vecino), porque se estaría incurriendo en una grave infracción. Las cámaras “al exterior” están prohibidas, si no son estrictamente necesarias (a menos que sean instaladas por las fuerzas y cuerpos de seguridad).
    La instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos, sobre el tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras resulta muy clara en su artículo 4:
    “Las cámaras y videocámaras instaladas en espacios privados no podrán obtener imágenes de espacios públicos salvo que resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación de aquéllas. En todo caso deberá evitarse cualquier tratamiento de datos innecesario para la finalidad perseguida.”
    Quedan fuera del ámbito de la normativa sobre protección de datos los ficheros o tratamientos que tengan su origen en el ejercicio de actividades exclusivamente personales o domésticas. Es decir, si las cámaras graban únicamente en el interior del domicilio particular (que no constituya un negocio), quedaría fuera de la LOPD; dicha excepción está pensada para actividades exclusivamente domésticas (grabaciones de actividades familiares, como fiestas privadas, celebraciones, etc.).
    En cuanto a la instalación de cámaras falsas, actualmente la AEPD ha archivado las actuaciones contra dichas conductas, pero advierte y amenaza con la imposición de sanciones si no se retiran esos dispositivos falsos, porque pueden constituir prueba indiciaria suficiente de que las cámaras graban. Es decir, se invertiría la carga de la prueba, y tendría que probarse que no está grabando si se inicia un procedimiento sancionador, porque lo que se está dando a enterder es que, efectivamente, se está grabando y para postre no se está cumpliendo con los requisitos de la LOPD.
  •  Video vigilancia en el trabajo.

    El empresario tiene potestad para establecer las medidas que estime oportunas de vigilancia y control del cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales (art. 20.3 del Estatuto de los Trabajadores), pero esa potestad del empresario debe guardar la consideración debida a la dignidad humana del trabajador, es decir, que dependiendo de la instalación o ubicación de las cámaras, esa potestad del empleador puede chocar con el derecho a la intimidad del trabajador.
    Como en cualquier otra instalación de video vigilancia, debe colocarse el cartel de “video vigilancia”, que sirve para hacer efectivo el derecho de información de los interesados (los trabajadores, en este caso). Esa información debe hacer referencia a la existencia de “un fichero o tratamiento” y a “la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante”, entre otras.
    Además, hay que cumplir con el resto de requisitos de la LOPD, con reglamento de desarrollo e instrucción sobre video vigilancia (notificación de ficheros, medidas de seguridad, etc.), en las instalaciones de video vigilancia en los entornos laborales.
    Y sobre todo, es muy importante que el empleador cumpla con su obligación de información de manera exhaustiva, comunicando al trabajador (además de la disposición del correspondiente cartel informativo) de que se le está grabando y la finalidad de dicha grabación, así como de la persona/empresa encargada de visionar las imágenes.
  •  Soy autónomo. ¿Puedo instalar cámaras de video vigilancia?¿Cumple una determinada instalación con los requisitos legales?

    Con la regulación actual sobre la materia y siempre y cuando no se dedique a la instalación de dispositivos de video vigilancia con conexión a centrales de alarma, no hay impedimento legal para que se instalen cámaras de seguridad por autónomos, que no constituyen empresas de seguridad.
    Precisamente, uno de los principios inspiradores de la Ley Ómnibus, que ha introducido los polémicos cambios en la Ley de Seguridad Privada es “suprimir las barreras y reducir las trabas que restringen injustificadamente el acceso a las actividades de servicios y su ejercicio”; en definitiva, liberalizar determinados sectores como el de la seguridad privada para que cualquiera pueda dedicarse a prestar sus correspondientes servicios. En este caso, siempre y cuando se respete lo que he comentado en párrafo anterior (servicios sin conexión a centrales de alarma).
    Para saber si una instalación cumple con los requisitos legales, sería necesario en primer lugar saber quién es el responsable del fichero, es decir, quién decide sobre las imágenes grabadas (uso, contenido y tratamiento). Normalmente si la grabación es remota y tiene lugar en las dependencias de la empresa instaladora, ésta será la responsable. Si la grabación se realiza en el propio establecimiento donde están las cámaras y las imágenes pueden ser visualizadas por su titular o personal laboral, el responsable será dicho titular (sea persona física o jurídica).
    Lo anterior se podrá comprobar en el logotipo de video vigilancia, donde debe aparecer el nombre del responsable del fichero.
    Una vez se sepa quién es el responsable, se puede acceder al registro de la AEPD para comprobar si tiene inscrito un fichero de video vigilancia.
    Otra forma de comprobar si determinada instalación está cumpliendo con la LOPD (siempre me estoy refiriendo al cumplimiento de esta norma y a la Instrucción 1/2006 sobre video vigilancia) es solicitar al establecimiento el impreso para el ejercicio de los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición (a menos que en el propio cartel de video vigilancia ya se le informe de que puede ejercer dichos derechos, que no suele ser habitual).
    Finalmente, una comprobación visual de hacia dónde están enfocadas las cámaras podría ser significativo. Si están enfocando a la calle y captando a viandantes (fuera de lo que sería el ámbito estricto de la entrada del establecimiento) o están instaladas en lugares como los lavabos o incluso enfocando a la puerta de los mismos, se podría estar vulnerando el principio de proporcionalidad.